¡Te contamos los pasos fundamentales para limpiar con resultados de 10!

Lejos de lo que creemos, las carteras de serraje son muy fuertes y resistentes, y con el tiempo embellece. Lo único que tenemos es que “mimarle” un poco más que a las carteras de piel tradicional.

¡El que requiera una limpieza más especial no es motivo para no disfrutarlas al máximo!

Sigue estos pasos y ya verás como tu cartera, quedará siempre como nueva.

Lo primero que debemos hacer como cualquier cartera, es dejarlo descansar unas horas para que se airee después de estar todo un día con ella en el bolsillo. Si por una casual la cartera se nos ha mojado, tendremos que ponerle papel de periódico para que absorba toda la humedad y así evitamos que no se deforme. Déjala secar alejados de los rayos directos del sol o de cualquier otra fuente de calor. Si se te ha mojado solo una zona mejor que la humedezcas el resto de la superficie para que te quede un tono uniforme al secar.

Cepillarla a diario, es muy recomendable para que no se “despeine”. Aunque no es necesario hacerlo todos los días. Cepilla siempre en la dirección del pelo, con un cepillo especialmente diseñado para este uso. Es un material muy poroso y acumula polvo y suciedad, estropeando su belleza y creando ese efecto “brillante” tan poco deseado.

El cepillo lo podemos encontrar en cualquier tienda de reparación de zapatos  y grandes superficies, suelen tener dos partes una con cerdas duras y otra más blanda como de goma. Primero le pasaremos la parte de cerdas blandita y si hubiera manchas de barro, por ejemplo, la parte de cerdas más dura.

¡Horror una mancha de grasa! Es su peor enemigo, ¡como el de cualquier otro tejido! Pero también hay solución posible para este incidente común. Una forma es prevenir aplicando sprays especiales que los protegen e impermeabilizan de manchas, agua… etc, si no ha sido así, frota la mancha suavemente,  con una goma de borrar del colegio o con borradores especiales para este material, y iguala el resto de superficie para que quede uniforme. Otra opción de limpieza es aplicar un poquito de talco sobre la mancha y dejar que absorba la grasa. Después cepilla y listo.

Y el truco de la abuela que nunca falla, para un mantenimiento de tu cartera de serraje sin que la piel se chafe es tan sencillo como frotarlos con un pañito ligeramente humedecido y cepillarlos después con un cepillo envuelto en una media vieja. Pero siempre la cartera completa para dejar un tono y cepillado del serraje uniforme.

Finalmente, os dejamos con una foto de nuestro bonito modelo TIBERIUS con sus dos modelos en SERRAJE.

limpiar carteras de piel

limpiar carteras de piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *